news

news|10/08/2018

La Vuelta al Mundo en 7 sabores de helado

Cuando se habla de helado no se puede evitar pensar en Italia, patria de un alimento que no conoce fronteras ni estaciones. La palabra «gelato» supera ya cualquier barrera lingüística y se ha convertido en un término universalmente reconocido, igual que «pasta» y «pizza».

Cada país tiene sus preferencias sobre los sabores del helado; gracias a una pequeña investigación hemos descubierto que los sabores clásicos están entre los preferidos.

En Italia el gusto preferido es el pistacho, cremoso y un poco salado, el helado al pistacho es una delicatessen en las heladerías artesanales. Lleno de propiedades nutritivas, a menudo es elegido por un gran número de consumidores que lo combinan con sabores cremosos o de fruta. Ideal si se espolvorea granilla de frutos secos.

En cambio, los franceses prefieren saborear el gusto y el perfume de un buen helado de vainilla, que recuerda la antigüedad, cuando los aztecas la llamaban la «flor negra» aludiendo al color del fruto después de la elaboración. Además del sabor de vainilla en Francia, los sabores novedosos Kookie&Cream y Buenissimo están entre los más apreciados de la estación. El primero es un tributo a la galleta negra por fuera y blanca por dentro. Una deliciosa crema de leche con sabor de vainilla dentro de dos crujientes y deliciosas galletas de chocolate negro. El segundo recuerda al famoso snack con un gusto inconfundible: un envolvente chocolate con leche, galleta crujiente y corazón de crema de avellana.

El arte italiano del helado artesanal está contagiando al mundo, sobre todo en los Estados Unidos donde se está difundiendo como una verdadera marca de calidad. Entre los sabores apreciados en el «nuevo continente» destaca la preferencia por el Mint Chocolate Chip: la frescura de las hojas de menta y la dulzura de las pequeñas escamas crujientes de chocolate regalan un sabor único para saborear en las cálidas noches de verano.

De Estados Unidos a España, donde se aprecia el sabor del famoso pastel estadounidense, el Cheesecake o pastel de queso. Un sabor de helado que recuerda un dulce realizado con queso cremoso, galletas y una salsa decorativa. Otro gusto muy apreciado en España es uno de los clásicos, el chocolate, en sus infinitas variantes.

Un sabor que no puede faltar en las heladerías y mucho menos en Alemania donde es el yogur preferido por muchos consumidores. Un sabor natural y ligero, que puede enriquecerse con granillas y veteados elaborados. Un gusto que sorprende a los más golosos.

Desde el mundo oriental y en especial desde Indonesia, destacan entre los gustos más elaborados preferidos los Cacahuetes y el Caramelo salado. Ambos con un sabor rico e intenso. Dos sabores con una consistencia cremosa y envolvente pero con un retrogusto salado que crea interesantes contrastes de dulce y salado.

Un gusto italiano muy apreciado en Brasil es la avellana. Peladas, tostadas, enteras o a trozos: las avellanas son un alimento saludable y un ingrediente con un sabor intenso para realizar las más variadas recetas de heladería. Para obtener la dulzura extraordinaria de este fruto seco es necesaria una atenta selección de las materias primas.

Es un viaje que podría no acabar nunca, pero dejemos que los más golosos descubran sus sabores preferidos en muchas otras etapas en todo el mundo, ya que en el fondo «país donde vas, sabor que encuentras».

Política de Cookies Política de Privacidad